CidesCides

By beatriz balmaceda

Facilitadores: Los Nuevos Líderes

Facilitadores: Los Nuevos Líderes

Si las empresas y organizaciones no comprenden la transformación que se aproxima en cuestión de la relación entre la capacidad de aprender de su gente y los procesos de innovación, quedarán atadas en los recuerdos de lo que fueron, con una gran posibilidad desaparecer.

Me atrevo a afirmar que en los próximos años habrá muchas más empresas que tendrán dentro de su estructura organizativa formal la posición de Líder de Aprendizaje, para referirse a los facilitadores que contribuyen a la educación corporativa.

Partiendo del hecho que “A mejores líderes, mejores sociedades”, no es menos cierto entonces, que formar facilitadores es formar líderes, y por ende es un aporte de mucha valía para construir y mejorar la sociedad.

Los líderes tienen la responsabilidad de educar y, sin el cumplimiento de la misma, los procesos de liderazgo se diluyen en el tiempo. Hoy la moneda más cara es “el aprendizaje”, aunque la información y el conocimiento sean (casi) gratis. Para poder tener a las personas cerca y motivadas, ellas tienen la necesidad de sentir que siempre se está aprendiendo, dado que el mundo avanza a velocidades descomunales y la novedad de hoy caduca mañana. Si un líder quiere mantener su proceso de liderazgo vivo y ofreciendo valor, le corresponde contribuir con el aprendizaje de su gente de manera constante, es decir, debe servir de facilitador del aprendizaje de manera innovadora y permanentemente.

Los líderes del pasado se recuerdan por su heroísmo, hoy la sociedad tiene otros referentes, ahora los líderes son seguidos por la capacidad que tienen para que las personas, los equipos y los seguidores a los que se deben, aprendan y se transformen en mejores seres humanos, con resultados observables de prosperidad en la calidad de vida.

Servir de facilitador

Los facilitadores han sido unos héroes anónimos, ellos han tenido una responsabilidad estructural dentro del desarrollo de las sociedades, y hoy merecen ser más valorados que el más digno de los políticos. Ellos son los verdaderos agentes de la transformación social, porque lo hacen desde la formación y educación del ser humano (ya sea en un aula o fuera de ella).

Los líderes que sirven de facilitadores deben estar en empresas, colegios, organismos públicos, iglesias, realmente en todas partes. Donde conviva un grupo de personas, se requiere un líder, y ese líder será mejor si ayuda a que otros aprendan.

Los líderes tienen que formarse como facilitadores del aprendizaje, deben saber cómo la gente aprende en la actualidad, cómo se usan las nuevas tecnologías, y cuáles son las mejores estrategias para hacer que la gente adquiera nuevas destrezas, pero sobre todo, les corresponde formarse para desarrollar la competencia del futuro: “aprender a aprender”, que es lo que se requiere para adaptarse a un mundo que no hace pausas en su evolución.

La sociedad reclama de líderes que abandonen la creencia que las personas están carentes de información y conocimientos, y que deben ser “completados” por la sabiduría de quien los guía. ¡No! ¡Basta! Ya no es así. Las personas no necesitan que les “llenen” como si fueran un tanque de gasolina, necesitan desarrollar formas útiles de conectar la información con soluciones; los líderes como facilitadores se convierten en expertos de avivar las ganas de aprender de su gente, porque hacen de esa experiencia una actividad placentera, divertida, novedosa y dignificante.

Hoy a los líderes (y) facilitadores les corresponde atender con disciplina los principios siguientes: Usar la lúdica sin desvincular el tema de los valores humanos; hacerse de la tecnología sin perder la socialización; que el proceso de aprender sea tan divertido como útil para la vida; poner como protagonista “el aprender” y no quien lo imparte; facilitar la superación de límites, comenzando por la transformación del lenguaje; entre otros.

Querido lector te pregunto: ¿Con qué velocidad estas aprendiendo? ¿Como líder, estas sirviendo de facilitador? ¿Estas desarrollando competencias de facilitador y nuevas estrategias de aprendizaje? ¿Eres un mejor líder para esta sociedad?

 

Por: Amancio Ojeda Saavedra – Relator CIDES Corpotraining Ltd.
Y en relación a sus cursos:

By beatriz balmaceda

Llegó el momento de los Facilitadores

Llegó el momento de los Facilitadores

El ser humano en todas sus dimensiones, las empresas grandes y pequeñas, las organizaciones de cualquier talante, y la sociedad en general está viviendo una necesidad de aprendizaje enorme; los tiempos avanzan de manera dramática y trepidante, no hay espacio en el tiempo para ocuparse de aprender, por ello, los facilitadores, necesitan ser un Oasis en el mundo.

Es verdad que el conocimiento hoy es prácticamente gratis, basta con entrar en internet y tomar la información que desees, cada vez es más precisa y más profunda si se indaga un poco más; también es real que hay miles de maneras de hacernos la vida “más fácil”, y parece que podemos funcionar sin profundizar tanto en los temas, lo cual nos hace seguir patrones que no marcan una diversidad sustancial; y todo lo anterior abre una oportunidad: “Aprender a Aprender” es la competencia que marca la diferencia.

Durante muchos años se usó el “Aprender a Aprender” como una frase de moda, se escuchaba “nice” en la voz de los profesores y facilitadores. Hoy es la verdadera tarea de todo colaborador, líder, gerente, emprendedor, maestra, médico, sacerdote, actriz, inversor de la bolsa de valores o carpintero; y quienes deben servir de desarrolladores de esta competencia son los Facilitadores. Estos están convocados a convertir información de todos los niveles de profundidad y corrientes de pensamiento, en comportamientos que contribuyen a la productividad de la persona y la organización a la que se deben, y por otra parte, que la persona y la empresa descubran cómo es que aprenden más y mejor mientras producen resultados. ¡Qué gran desafío!

¿Cómo hacerlo?

Hoy los facilitadores que impactan y logran que el aprendiz realmente aprenda, usan estrategias como:

  • El aprendizaje acelerado basado en la sugestología
  • Los juegos cooperativos
  • La música
  • Los cuentos y metáforas
  • La tecnología como un aliado, sin crear dependencia de la misma.
  • Reconocer los estilos de aprendizaje de sus aprendices.

Durante tantos años formando facilitadores he aprendido algo: Es preferible un buen diseño instruccional en un facilitador promedio, que un buen facilitador improvisando. Por esto, el diseño instruccional es la clave para crear experiencias de aprendizaje inolvidables.

Es momento que todos nos convirtamos en facilitadores, para contribuir con el aprendizaje de quienes nos rodean; es tiempo de que los líderes aprendan cómo apoyar a su equipo para que aprendan más; pero sobre todo, llegó el minuto de abandonar la creencia de que somos sabios, para aceptar que somos aprendices y que aprender es la herramienta a usar para crear un mejor futuro.

 

Por: Amancio Ojeda Saavedra – Relator CIDES Corpotraining Ltd.
Y en relación a sus cursos:

By beatriz balmaceda

Facilitadores para una mejor Empresa

Facilitadores para una mejor Empresa

Servir de facilitador de procesos de aprendizaje como profesión es un privilegio, me siento bendecido cada vez que me corresponde contribuir con el aprendizaje de un grupo (pequeño o grande) de personas. La gratitud se vuelve reciproca entre los que somos parte de esa comunidad, donde todos nos volvemos aprendices.

Las empresas necesitan re-construirse y para ello deben ser re-educadas. Esto puede ser un lugar común, puede haber sido escrito o dicho muchas veces, pero lo cierto es que las conductas que están mostrando los empleados, son una cruel evidencia, que lo que se ha hecho en ese tema no está funcionado.

  Read more

Facilitadores: Los Nuevos Líderes
Llegó el momento de los Facilitadores
Facilitadores para una mejor Empresa